top of page
Buscar
  • IMPE

¿Qué son las Crisis?

La crisis (derivado del griego krísis ‘decisión’, del verbo kríno ‘yo decido, separo, juzgo’, designa el momento en que se produce un cambio muy marcado en algo o en una situación: en una enfermedad, en la naturaleza, en la vida de una persona, en la vida de una comunidad. En política, designa la situación política de un país cuando ha dimitido un gobierno y todavía no se ha nombrado otro, o crisis de un gobierno al dimitir un ministro. En lenguaje corriente, significa un cambio total o parcial de una situación.

Pasar por una crisis: dificultad, situación momentáneamente mala de una persona, grupo o empresa.


Desde una perspectiva psicológica las crisis se relacionan con las capacidades de adaptación y afrontamiento de una persona, grupo o sociedad, las crisis pueden ser circunstanciales o crisis vitales emocional, de acuerdo con Luis de Rivera, las crisis inician por un proceso o un síndrome agudo de estrés. Este se caracteriza por una ruptura brusca de las actividades cotidianas que se considera como una disrupción, es decir algo que entra en nuestra vida de manera súbita y provoca cambios importantes que producen respuestas emocionales, físicas, cognitivas que demandan de la persona que se adapte en poco tiempo a un situación radicalmente diferente un ejemplo son los desastres naturales, una muerte inesperada, ruptura de pareja de manera imprevista, eventos de violencia o traumáticos, entre otros.


Las crisis circunstanciales como las que describimos en el párrafo anterior presentan otras características que son importantes conocer.

  1. Factores comunes a las crisis:

    • Son repentinas producto de situaciones del contexto sin previo aviso.

    • Son inesperadas al no poder identificarse o predecir cuándo ocurrirán.

    • Son urgentes o emergentes pues ponen en riesgo o amenaza el bienestar de la persona o a varias personas, incluso a toda una sociedad.

    • Presentan una condición de ambivalencia entre el peligro por un lado y la oportunidad, esto por las condiciones que pueden mejorar o empeorar, tanto desde el contexto en el que ocurren como en la forma en que una persona las afronta.



  1. Existen dos grupos de factores para que la crisis ocurra el primero son factores predisponentes que pueden durar meses o años incluso y que lentamente van disminuyendo las capacidades de afrontamiento de la persona, su capacidad de decidir, de pensar y de actuar; casi siempre con un desbordamiento emocional intenso que puede provocar que el riesgo de enfermedad o conductas peligrosas se incrementen.


El segundo grupo son los factores precipitantes, con esto nos referimos a los eventos específicos que disparan la crisis en la persona, grupo, empresa o sociedad estos se refieren especialmente al valor que tiene el suceso para el individuo y como responde este al mismo ya sea de una manera adaptativa o desadaptativa lo que quiere decir si la persona puede o no responder al evento precipitante de manera eficiente logrando adaptarse a la nueva situación.


Existen otros tipos de crisis que son llamadas del ciclo de la vida o del desarrollo, estas se han caracterizado por Milton Erikson como crisis del desarrollo que generalmente se refieren primero a los cambios en el desarrollo del ser humano a lo largo del ciclo de la vida.


Por ejemplo se percibe que para un bebe el comenzar a caminar (bipedestación) no debiera ser visto como una crisis sin embargo para el niño cambia el punto de vita del mundo que le rodea, a su cuerpo se le demanda equilibrio, fuerza para desplazarse al mismo tiempo sus manos tiene que comenzar a desarrollar prensa y fuerza. Todos estos cambios demandan del niño un esfuerzo significativo que está dentro de la normalidad por ello también se les conoce como normativas.

Los eventos traumáticos exceden la capacidad habitual de las personas para enfrentar problemas, provocando la crisis emocional. Quien la sufre pierde la capacidad de respuesta así como también la de adaptarse al evento traumático.


Tipos de crisis emocionales y ejemplos


Las crisis emocionales pueden dividirse en varios tipos, dependiendo de diversos factores. Entre los más importantes, destacan las circunstancias concretas en las que surgieron, su contenido y sus aspectos formales.

De esta manera, en Psicología, las crisis emocionales pueden clasificarse en:

Crisis generalizadas: Se caracterizan por afectar a todo un grupo, comunidad, familia u organización. Durante estas suelen emerger personalidades que actúan como líderes, resolviendo los problemas de la comunidad. Por ejemplo, reducción de personal en una empresa o la muerte de un miembro de una escuela.

Crisis personales: Estas afectan a una persona de manera independiente al acontecer social. El origen de estas crisis están relacionadas con el carácter y oportunidades de las personas, más que con un evento particular.

Crisis inesperadas e imprevisibles: Estas surgen a partir de eventos catastróficos sorpresivos, es decir, que no existe una preparación previa. Entre los ejemplos más habituales, se encuentran los accidentes graves, muertes tempranas, catástrofes naturales, etc.

Crisis anticipadas o previsibles: Por el contrario de las anteriores, se trata de crisis provocadas por eventos esperables. Por ejemplo, la muerte de alguien mayor o enfermo o crisis emocionales por divorcios anunciados.

Crisis normativas: Se trata de un tipo especial de crisis previsible, relacionado con la edad de cada persona. Estas son universales puesto que todos las atravesamos, pero, al mismo tiempo, son vivencias intransferibles fuertemente ligadas a la personalidad de cada uno.

Transiciones o cambios vitales importantes: Este último tipo de crisis tienen como característica principal que son cambios generados de manera consciente por las personas.


En IMPE puedes recibir apoyo psicosocial al enfrentarte a una crisis y también si te interesa entrenarte en como apoyar a otros, IMPE tiene cursos formativos para ello.




64 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page